Saltar al contenido
Ejercicios Abdominales

¿Cómo hacer desayunos saludables?

Después del desayuno, ¿qué pasa con el almuerzo?
Se te presentarán dos casos:
si has desayunado,
si no has desayunado y has ayunado hasta el mediodía.

Pero sea cual sea el caso, la palabra clave será la misma en estas dos situaciones: apostar por la comida más cruda posible, es decir, la menos procesada e industrial posible, y la más variada posible.
Ponemos color, reflejando la variedad de tu plato y todas las vitaminas que vas a ingerir, asegurándonos de tener en tu plato:
– medio relleno de verduras (cocidas y / o crudas);
– una cuarta parte en carbohidratos complejos (productos de cereales como pan integral, pasta integral, arroz integral, etc.);
– una cuarta parte de proteína animal o vegetal (lentejas, huevo, pescado, pavo, etc.).

Lo único que variará dependiendo de si has desayunado o no será la cantidad.
Si el desayuno es su primera comida del día, asegúrese de comer lo suficiente para que no tenga “pocas calorías” al final del día, o su metabolismo basal podría disminuir.

Espárragos, Filete, Filete De Ternera, Ternera, Carne

Ideas de recetas para desayunos saludables, rápidos y equilibrados

Porque sabemos que nada es mejor que lo concreto para tomar medidas, aquí hay 7 ideas para desayunos saludables, ya sean dulces o salados.

Recetas de desayuno dulce y saludable

Día 1:

Un vaso grande de agua tibia
Una taza grande de té de hierbas (o un café sin azúcar para los amantes del café)
Un cuenco con un yogur vegetal o un queso de oveja blanco, un puñado de granola casera (o una granola con poca azúcar agregada), unas almendras y 1 plátano cortado en rodajas.

Día 2:

Un vaso grande de agua tibia
Una taza grande de té de hierbas (o un café sin azúcar para los amantes del café)
Un batido verde que consiste en: un plátano, un puñado grande de espinacas frescas, 2 a 3 cucharadas de avena y una cucharada de mantequilla de semillas oleaginosas (puré de almendras, puré de maní o incluso puré de avellanas).

Recetas  para desayunos saludables

Día 1:

Un vaso grande de agua tibia
Una taza grande de té de hierbas (o café sin azúcar para los amantes del café)
2 tostadas de aguacate: usando pan integral u otra harina antigua, machaca ½ una pared de aguacate. Puede agregar un poco de pimienta y semillas de sésamo encima.
Sírvelos con tu elección de vegetales crudos (ensalada verde, tomate, pepino)

Día 2:

Un vaso grande de agua tibia
Una taza grande de té de hierbas (o un café sin azúcar para los amantes del café)
2 tostadas de huevo: usando pan integral u otra harina pasada de moda, agregue un huevo (escalfado, frito o incluso hervido). Idealmente, te invito a que prefieras un método de cocción del huevo en el que la yema quede líquida. ¡Así es como el cuerpo asimila mejor todos sus beneficios!
Sírvelos con tu elección de vegetales crudos (ensalada verde, tomate, pepino)

Día 3:

Un vaso grande de agua tibia
Una taza grande de té de hierbas (o café sin azúcar para los amantes del café)
2 tostadas de salmón ahumado: usando un pan integral u otro añejo -harina elaborada, ven y coloca dos lonchas de salmón ahumado orgánico cultivado sin transgénicos.
Sírvelos con tu elección de verduras crudas (ensalada verde, tomate, pepino)